• Ordesa Valle Broto....ni te lo imaginas

  • Alojamientos con encanto

  • Naturaleza viva

  • Aventura en familia

  • Ven te esperamos

  • Actividades en la naturaleza

  • Gastronomia y calidad

vallebroto.com
NUESTRO VALLE
Como llegar
Municipios
Historia del Valle
Arte y Cultura
Naturaleza y Fauna
ACTIVIDADES
P.N. Ordesa
y Monte Perdido
Vía Ferrata Sorrosal
Rutas y senderismo
Deportes y ocio
DE INTERES
Visitas recomendadas
Mapa Turístico de Ordesa
Mapa de visitas por los alrededores
Vídeos del Valle
Galería de fotos
El tiempo
Fiestas y Festejos
 


 
La presencia del hombre en el Valle de Broto se atestigua desde, prácticamente, sus inicios, fundamentalmente en los varios ejemplos megalíticos que se despliegan en concreto del Valle Bujaruelo.
Pero hay que esperar varios siglos hasta la Edad Media para visitar los numerosos inmuebles de un estilo artístico ampliamente difundido por todo este Valle: El Románico. Un modelo artístico con numerosos ejemplos en esta zona del Valle de Broto.

Así, en estas tierras se encuentra el ejemplo situado más al norte, como es San Nicolás de Bujaruelo. Primitivo hospital sito a la vera de un ramal del Camino de Santiago, y cuya función ha llegado prácticamente igual que en la Edad Media al siglo XXI. Allí, es tan espectacular y paradisiaco enclave, se levantan los restos de la Ermita de San Nicolás del siglo XII.
A su vera, para salvar las aguas del bravío Ara, se levanto el otro componente de esos momentos, un bello puente de un solo ojo adscrito a los tiempo bajomedievales.
 
Otro lugar con destacados ejemplos de esta época es Oto y su inconfundible silueta, cuya parroquial atesora una magnifica torre adscrita a las formas y características del grupo serrablés, se puede fechar entre el siglo XI y el XII. Por bello y empinado camino que arranca en esta población se llega al deshabitado Yosa de Broto.

Aguas abajo de este curso fluvial, se llega al núcleo de Asín de Broto, presidido desde las alturas por la Ermita de San Mamés, edificio de época moderna que guarda en su interior una sorprendente y prácticamente única escultura en madera representando a Cristo, profundamente tallado y completamente policromado (Fines de siglo XII o inicios del XIII). También en esta población, junto a la carretera que conduce a Fiscal y una vez que el barranco de San Mamés se ha despeñado desde las alturas, se encuentra la desconocida Ermita de San Pedro, la cual se levantó en el siglo XII.

A Fiscal se trasladó la puerta Románica de la parroquial de Jánovas, obra fechable en torno al siglo XIII, desde aquí accedemos a Bergua, donde podemos apreciar un magnifico tímpano románico reaprovechado en el muro sur de su parroquial, y a Sasa de Sobrepuerto, donde aguantan como pueden los restos arruinados de su iglesia, edificio fechable a finales del XII o inicios del XIII con múltiples reformas y transformaciones desde los siglos XV al XVIII.
 


Inmuebles construidos también en la Baja Edad Media, como los puentes edificados para salvar las aguas del río Ara, bien completos (Bujaruelo, Torla), o bien arruinados y sólo conservados en parte como consecuencia de la última contienda civil (Broto, Fiscal.

Así se llega a los primeros años de la época moderna, al siglo XVI, con ejemplos bien visibles, Broto y su iglesia con carácter netamente defensivo (nave y ábside poligonal con bóvedas de crucería estrellada, además de decorada y esculpida portada, y esbelta y defensiva torre, todo ello obra de Antón de Celma y Juan Uxolxa en 1578).

Centuria que en este Valle del Ara adquiere características únicas, al atesorar un conjunto de edificios especiales cuyas formas y existencia sólo se encuentran en esta zona. Peculiaridades observables en Berroy (donde aguantan como pueden unas pinturas murales de los mismos años), Escartín, Bergua, San Bartolomé de Bergua (posiblemente con restos anteriores) y Fiscal. Centuria en la que se empezaron a construir algunas parroquiales terminadas en la siguiente, como la de Asín de Broto o Buesa.

Siglo que también vio cómo se levantaban una serie de torres defensivas a lo largo de todo el Valle, con ejemplos en Broto (donde destacan en su interior un conjunto de grabados e inscripciones del siglo XIII, cuando fue utilizada como cárcel), Oto, Fiscal o las dos de Bergua. Sin olvidar la magnífica casa Ramón de Sasa de Sobrepuerto, con bajos abovedados y defensivos y una soberbia ventana cuarteada.
 
Los dos siguientes siglos, el XVII y el XVIII, son los que viven un resurgir constructivo, como se manifiesta en las numerosas iglesias y ermitas, siendo unos buenos ejemplos de las mismas, el curioso y rupestre eremitorio conocido como Iglesieta de los Moros de Bergua, la Ermita de San Bartolomé, así como el conjunto pictórico del salón de casa Ramón de Sasa de Sobrepuerto y un buen número de casonas y palacios, en especial en Asín de Broto, Oto y Torla.