• Ordesa Valle Broto....ni te lo imaginas

  • Alojamientos con encanto

  • Naturaleza viva

  • Aventura en familia

  • Ven te esperamos

  • Actividades en la naturaleza

  • Gastronomia y calidad

vallebroto.com
NUESTRO VALLE
Como llegar
Municipios
Historia del Valle
Arte y Cultura
Naturaleza y Fauna
ACTIVIDADES
P.N. Ordesa
y Monte Perdido
Vía Ferrata Sorrosal
Rutas y senderismo
Deportes y ocio
DE INTERES
Visitas recomendadas
Mapa Turístico de Ordesa
Mapa de visitas por olos alrededores
Visitas recomendadas
Vídeos del Valle
Galería de fotos
El tiempo
Fiestas y Festejos
 









La vegetación natural se haya muy condicionada por la altitud, la orientación de las aldeas y sobre todo por la actividad humana que si antaño se dedico a roturar los bosques para conseguir prados, durante las décadas 50 y 60 del siglo XX, se dedico a promover a promover una intensa repoblación forestal favoreciendo la expansión del pinar de pino royo, una especie de gran adaptabilidad climática que es la que actualmente predomina por toda la zona.

A pesar de la intensa deforestación, todavía se conservan algunos magníficos retazos de bosque autóctono: en las solanas, con su denso sotobosque de boj o bouxo, los cuales se encuentran hoy en día en proceso de recuperación debido al abandono de muchas aldeas y al descenso de la cabaña de ganado.

También existen frondosos hayedos en las umbrías de los barrancos, Xate, Sorrosal o Forcos, y en los Valles de Ordesa y Bujaruelo. Por encima del hayedo abetal, colonizando las laderas más agrestes e inaccesibles a partir de los 1.500 mts. aparece el pino negro, acompañado de rododendros y arándanos, y alcanzando hasta los 2.600 mts. Sobre los 2.200 mts. se extienden las tascas o praderas alpinas formadas por festucas y otras herbáceas que tradicionalmente sirven como pasto de verano.

Arboles monumentales
Pulse para visualizar su ficha

Finalmente en las partes más elevadas, por encima de los 2.500 mts., encontramos la roca desnuda y curiosas plantas propias de heleros y canchaleras, algunas de ellas auténticas reliquias botánicas. Los campos, bosques, prados, roquedos, ríos y arroyos dan cobijo a una rica y variada fauna.


Así entre otros, hacia 1930 dejaban de verse los últimos osos por Ordesa, más recientemente es la extinción del Bucardo, una cabra montés autóctona la que da al traste con un periodo de recuperación que el animal no pudo resistir. Más suerte ha tenido el Sarrio que también llego a estar muy amenazada por la caza hasta la creación en 1966 de varias Reservas de Caza, entre ellas la de Viñamala, que permitieron asegurar su supervivencia en los pirineos. Por contra han aumentado el número de jabalíes y raposas (zorros) estos, capaces de adaptarse a cualquier ecosistema, han aprendido incluso a aprovecharse de los desperdicios de los humanos.


En cuanto a la bulliciosa marmota, es conveniente recordar que los actuales ejemplares son descendientes de las marmotas alpinas introducidas en el pirineo Francés en 1948. Otros mamíferos que se pueden ver por la zona son: la ardilla, el tejón, el gato montes, la nutria, los topos o el pequeño desmán de los pirineos.

En cuanto a las aves nidificantes, podemos encontrarnos con: el águila real, que se ha beneficiado de la marmota que le sirve de presa entre otros animales, o las muy escasas perdices pardilla y nival.

Destaca también el quebrantahuesos especie en peligro de extinción en toda Europa. Más amenazado actualmente se encuentra el Urogallo muy vulnerable al deterioro de los bosques.

Tampoco debemos olvidarnos de los pequeños pájaros, como el gorrión alpino o el verderón entre otros. Por último entre los reptiles y anfibios debemos señalar a la culebra viperina o al sapo partero; así como a los autóctonos Lacerta montícola bonnali (Lagartija que vive en las gleras alpinas), el tritón pirenaico y la rana pirenaica descubierta en 1990.